INICIO    Poesía    Narrativa    Ensayo    Literatura infantil    Aplicaciones informáticas    Biografía   Material y actividades   Blog

 


 

 

CONTRAPORTADA:
Este es un libro que, por una parte, no pueden dejar de leer los poetas y, menos, las poetas. Por otra, sorprenderá a los novelistas por su originalidad y planteamiento narrativo. Para el público general ofrece un acercamiento al mundo de la literatura en la vida cotidiana y una historia singular, cuyas páginas no conforman una novela al uso o al abuso de las que se han escrito siempre. Aunque “para escribir ficción no hay reglas establecidas a prueba de fuego”, estas páginas han pretendido romper estrepitosamente con cualquier regla. Encontraremos poemas pero no son añadidos gratuitos o intercambiables, sino que constituyen los elementos determinantes de la acción narrada o, dicho de otro modo, la acción surge precisamente de los poemas, pues, el personaje principal es una mujer poeta, empoderada, liberal y todo cuanto sucede, por pasiva o activa, está relacionado con sus creaciones.Tradicionalmente, la mujer ha desempeñado un papel secundario como escritora. ¿También en la actualidad y, por tanto, sufrirá Sara Quijano Benavente las consecuencias de sus atrevidos poemas?

 

 

CONTRAPORTADA:
Esta es una novela fabularia, fantástica, que, no obstante, incluye, en el transcurso de los hechos, un análisis de la realidad cotidiana de nuestra sociedad. Un estilo ágil en el que no falta la ironía, el humor ni la crítica social. Eros y Tánatos se muestran de la mano, inseparables, si bien los vampiros poseen la inmortalidad. Hablan de que constituyen el "eslabón supremo de la cadena trófica" y poseen cualidades de las que carecen los humanos. Está escrita en forma de memorias del personaje narrador que comienza su relato diciendo: “Convertirme en vampiro ha sido lo mejor que me ha ocurrido en la vida”. Como lectores, a la vista de tal afirmación, podemos preguntarnos si cabe algo bueno en la existencia de un vampiro. La lectura de esta obra nos sacará de dudas o, acaso, nos llevará a un lago de problemas, perplejidades e incertidumbres.Confiesa que “La gente piensa que tales criaturas son fruto de la fantasía demoníaca de ciertos autores, pues, los vampiros mismos son, para ellos, criaturas sanguinarias y malvadas que siembran el mal por su naturaleza maligna. Nada más lejos de la realidad, como podrá comprobar si lee las páginas adjuntas”. Y aún añade en la carta a Antonio García Velasco que sirve de introducción: “Se preguntará, tal vez, por el motivo que me lleva a proponerle la publicación de este libro. Verá: los vampiros hemos superado muchos de los defectos de los seres humanos, estamos en un estadio superior de la evolución y considero un compromiso conmigo mismo dar a conocer con evidencias –aun fabularias– que otra forma de concebir la vida es posible”. ¿Un vampiro moralista?… Nos desconcierta, pues vive del plasma sanguíneo de los humanos. La vida de Benito Calvo Ortega, el vampiro, no dejará indiferente a nadie. Podremos reírnos o llorar, llorar y reírnos, envidiarlo o condenarlo, pero nunca nos permitirá un seguimiento falto de interés o pasión. Con el "Quijote" no estamos ante una novela más de caballerías y caballeros andantes, aunque también. Como "Homo vampyrus" no estamos ante una novela más de vampiros, aunque también: rompiendo mitos y acaso destruyendo el morbo de la maldad por la maldad.

 

 

CONTRAPORTADA
Mucho más que UN DILEMA DE AMOR ha de resolver Gustavo, el personaje de esta historia.¿Quién no se ha visto, o se ve, en la necesidad de optar por una u otra propuesta? ¿Quién no ha de escoger el camino de un lado u otro en una bifurcación? Por una parte, escuchas la voz de las sirenas que te ofrecen lo que, en otros momentos, ya habías conocido: libertad, amor incondicional, paraíso. Por otra, como Ulises, el puerto final de tu viaje debe ser Ítaca, donde te espera tu esposa, tu hijo, los deberes de tu trabajo. El dilema es evidente. Con el dilema, el conflicto, el sufrimiento de escoger porque quien escoge tiene que sacrificar y un sacrificio siempre es penoso. Y, ¿era lo sacrificado mejor que lo escogido? ¿Era lo escogido mejor que lo sacrificado? Andrea es la esposa de Gustavo, a la que ama, con la que tiene un hijo. Un trabajo de éxito le hace vivir confortable y satisfactoriamente. Marita fue su amante antes de conocer a Andrea, con la que vivió momentos de dicha y enamoramiento hasta que él marchó a la ciudad donde reside y trabaja en la actualidad. Un nuevo encuentro con Marita hace revivir el amor que sintieron el uno por el otro. ¿Volver? ¿Quedarse renunciando a lo que supone su vida actual, su matrimonio, su hijo, su trabajo estable y próspero? Mucho más que UN DILEMA DE AMOR ha de resolver el personaje de esta historia. Más de un dilema se nos presenta a cualquier persona a lo largo de nuestra vida. Y, siempre, hemos de escoger. Conocemos el final del viaje de Ulises, pero ¿cuál es el final de la disyuntiva que se le presenta a Gustavo?

 

 

CONTRAPORTADA:
¿Puede evitar un Profesor de Poesía que sus alumnas universitarias se enamoren de él? ¿Puede evitar que dos de ellas rivalicen por su amor aunque saben que está casado y es padre de dos hijos? ¿Cómo evitar que su esposa recele? ¿Por qué la Crítica ha dicho que PROFESOR DE POESÍA es un libro que tendría que ser obligatorio en la Enseñanza Secundaria? PROFESOR DE POESÍA es mucho más que una novela de amor, familia, poesía e intrigantes situaciones. Por una parte es un libro sobre poesía y diferentes modos de comentar la poesía. De hecho asistimos a las clases del profesor Jorge Soler Gallardo y podemos, figuradamente, intervenir en ellas. Como novela resulta singular en todos y cada uno de los sentidos. Algunos teóricos de la literatura pueden discutir su género y plantear una innecesaria incógnita sobre su clasificación. Pero un libro interesante lo será siempre cualquiera que fuese el género o subgénero en el que sea encasillado. Es de decirlo así porque, sin duda, aunque en este libro hay muestras y comentarios de poesía actual, estamos ante una novela, ágil, original. Un profesor de Literatura tiene que mostrar los textos sobre los que explica y en los que basa sus clases. Es lo que hace nuestro Profesor de Poesía. El autor de este libro, Antonio García Velasco, podría, como Cervantes en el Quijote, inventar nombres de autores apócrifos y, sobre ellos, narrar lo ocurrido en las aulas de la Facultad y fuera de las mismas. Pero ha optado por la muestra real de poemas de autores modernos, los mismos que pueden leer sus versos en este libro, opinar, discutir o aplaudir los comentarios que realizan los alumnos universitarios de Jorge. Estamos ante una historia novelada con un final inesperado, una ficción contada con amenidad, ciertas dosis de humor y sin falta de intriga. A nadie dejará indiferente.

 

 

CONTRAPORTADA:
Formular o formularse preguntas es signo que demuestra creatividad y sentido crítico. Tomás Prados posee tales cualidades, pero siempre recibe la respuesta “Mejor es que no preguntes, Tomás”. Ha llegado a Cerrado del Valle, un pueblo de unos ochocientos habitantes, buscando a su novia. Ésta rompió con él disgustada por las discusiones originadas porque él no comprendía el interés de ella por el estudio de los ovnis ni la atención que prestaba al experto Vicente Díaz, presidente de la Sociedad Internacional de Ufología (SIU). Según los apuntes que Carmela dejó en casa y que Tomás pudo constatar, Cerrado del Valle reúne unas condiciones geofísicas y electromagnéticas propicias a la visita de ovnis. Desde su llegada al pueblo a buscar a su novia, suceden fenómenos demasiado extraños y misteriosos que le hacen plantearse muchos interrogantes y que van minando su escepticismo. La inquietud que le produce la desaparición de Carmela Bravo y sus incansables pesquisas no le van a impedir interesarse por la vida del pueblo, las relaciones con el cacique y, sobre todo, las actividades de sus anfitrionas Rosario Granados y María Zainqui, llamadas “brujas” por el vecindario.

 

 

Amores y tiempos es un conjunto de relatos que, aunque escritos en diferentes momentos, responden al interés del autor por dar testimonio de la época actual por medio de una pluralidad de personajes originales e historias sorprendentes que están situadas en épocas pasadas, en la intemporalidad o en el presente. No resulta extraña la presencia del humor y la ironía. El personaje narrador o el narrador en tercera persona va presentando situaciones de amor y vida, de fantasía o realismo, siempre con estilo ágil que invita a seguir leyendo. En su primera edición, la crítica lo ha calificado de excelente libro de relatos. Ahora, en la misma línea de los anteriores, se añaden seis relatos más.

 

 

De la contraportada:
Esta novela parte de un hecho extraordinario: la extremada piedad de Simón Cantalicio, practicante de una religión cuyo mandamiento principal es "Nunca te trasladarás de un lugar a otro por medios ajenos a las capacidades naturales de tu propio cuerpo". Al ser objeto de moja por la intolerancia de unas gentes acostumbradas al desplazamiento mecanizado, Simón Cantalicio siente un misterioso impulso que lo eleva y le permite volar por sí mismo...

 

 

...Este hecho desencadena una serie de acontecimientos que el autor va desgranando con un lenguaje eficaz no exento de ironía y humor. No queda en un simple mandamiento la religión de Simón Cantalicio: las relaciones humanas y, sobre todo, amorosas se resuelven de manera inteligente y natural, a la vez chocante con el sistema de complejos contratos que regula el mundo actual. Esta novela no es encuadrable en la pura ciencia ficción: por el fondo y por la forma podríamos clasificarla como de ética ficción, filosófica psicológica… ¿qué importa? lo cierto es que es un texto de creación original, magistralmente escrito. Literatura de excelencia.

 

 

Dice el personaje narrador. "...No será un libro extenso: sólo recoge historias relacionadas con mis amigos y con acontecimientos que tienen que ver con el siglo veinte de la Era Preedénica. Aquel siglo veinte es sumamente curioso y está, como todos saben, de moda en la actualidad. Las razones son claras: según nos consta, comenzó el desarrollo tecnológico. No sé si es por ello por lo que escribo de aquellos años, pero, en cualquier caso, el hecho de ocuparme sólo de este siglo dará unidad a mi obra y justificará su título: Lejano siglo veinte.
Era Edénica, año 3945, Noviembre".